Boletín de Prensa de la Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos

Ciudad de México a 2 de marzo de 2020

A los medios de comunicación nacionales e internacionales
A las organizaciones sociales y de derechos humanos
Al pueblo en general

BOLETIN DE PRENSA

Este 1 de marzo se cumplieron 12 años de la masacre de Sucumbíos, Ecuador donde fueron asesinados cuatro estudiantes mexicanos: Verónica Natalia Velázquez Ramírez, Soren Ulises Avilés Ángeles, Fernando Franco Delgado y Juan González del Castillo, hechos en los cuales quedo herida de gravedad Lucía Andrea Morett Álvarez, en el ataque e invasión al territorio ecuatoriano que realizó el Ejército y Policía de Colombia contra el campamento diplomático de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) ubicado en la provincia de Sucumbíos.

La Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, Ecuador, acompañados por la Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos (LIMEDDH) presentamos ante la entonces Procuraduría General de la República (PGR), una denuncia señalando como responsables al entonces presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez y la cadena de mando subsecuente involucrada en la llamada Operación Fénix, dando inicio a la averiguación previa UEDE/041/2009 que a la fecha no ha prosperado, inclusive hemos recibido la amenaza por parte del fiscal asignado, de enviar el caso a archivo de no presentar nosotros nuevos elementos, es decir hacer el trabajo de la hoy FGR.

El estado mexicano en ese momento se sumó por voz de su representante Felipe Calderón Hinojosa a la criminalización de nuestros hijos que los asesinos confesos Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos hicieron pública. Ante la impasibilidad de las administraciones del gobierno federal en estos doce años en búsqueda de verdad y justicia, hemos sostenido reuniones con organismos independientes de derechos humanos dentro y fuera de México en un camino que hemos transitado con la solidaridad de personas y organizaciones, hoy la actual administración de la CNDH ha escuchado nuestro reclamo de justicia y está trabajando en el caso.

Independientemente de los cauces formales que la investigación de la masacre compete a las instancias gubernamentales, el pasado 24 de febrero solicitamos al hoy representante del estado Andrés Manuel López Obrador se tuviera la voluntad política para reconocer la calidad de victimas de nuestros hijos y otorgar la disculpa pública por haberlos criminalizado, petición que no recibió respuesta, solo el burocrático acuse de recibo.

El discurso de la actual administración del gobierno federal sobre la defensa de los derechos humanos, consideramos que no debe ser solo panfletario y en eso basamos nuestra esperanza, en el logro de la verdad y justicia.

Ratificamos nuestro pedimento a la voluntad política del estado para:

1. Reconocimiento por parte del estado mexicano de los valores humanos y
académicos así como reconocimiento de la calidad de víctimas de los jóvenes
mexicanos asesinados el 1° de marzo de 2008 en Sucumbíos; Juan González del
Castillo, Verónica Natalia Velázquez Ramírez, Soren Ulises Avilés Ángeles y
Fernando Franco Delgado así como de la sobreviviente Lucía Andrea Morett
Álvarez.

2. Disculpa pública del estado mexicano por haber criminalizado a nuestros hijos y
las omisiones y retraso en las averiguaciones que no han garantizado el derecho
de acceso a la verdad y la justicia.

3. Apertura total del archivo político del caso Sucumbíos y del archivo político de
nuestros hijos para el conocimiento de la Asociación de Padres y Familiares de las
Víctimas de Sucumbíos en ejercicio del derecho a la verdad, pero también como
elementos de coadyuvancia en las acciones encaminadas en busca de justicia.

4. Finalmente garantía de no repetición de los hechos, es decir, no más omisiones
del estado mexicano ante agresiones a connacionales en el extranjero.

Atentamente.
Asociación de Padres y Familiares de las Víctimas de Sucumbíos, Ecuador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.