Condolencias por Fidel

Al hermano pueblo cubano

A los revolucionarios del mundo

A los pobres de la Tierra
El 25 de noviembre nos sorprendió con la noticia de la muerte del Comandante Fidel Alejandro Castro Ruz, líder histórico de la Revolución Cubana y referente indispensable en la historia de los pueblos.

Fidel fue, y es, un personaje único, de esos que la historia solo ve aparecer en muy raras ocasiones. Nació en el seno de una familia pudiente. Hijo de Don Ángel Castro y Doña Lina Ruz, Fidel recibió de su padre el buen ejemplo de un hombre trabajador y justo, y una profunda enseñanza humanista de su señora madre, lo que combinado con sus dotes intelectuales y los estudios de José Martí y otros, hicieron de él un hombre extraordinario y ejemplar.

Su apego por las causas de la justicia lo hicieron conocer directamente las luchas populares en su país, en República Dominicana y en Colombia, donde le tocó vivir el terrible capítulo del asesinato de Gaytán, conocido como el “Bogotazo”, lo que sin duda marcó su vida. Tras intentar utilizar la vía electoral buscando una diputación para transformar la realidad cubana, vio frustradas esas aspiraciones por el golpe militar de Batista. Entonces comprendió que las condiciones imperantes solo dejaban el camino de la insurrección armada para construir en Cuba una sociedad justa y libre.

No haremos un recuento de las muy conocidas gestas heroicas del M26 que terminaron con la conquista de la libertad para Cuba y la construcción del socialismo. Solo destacamos que en todas ellas, el Comandante siempre fue el primero en el frente.

Como muy pocos en la historia de la humanidad, Fidel reflejó en su actuar lo que con su palabra declaraba. Tal ejemplo de congruencia y su inigualable habilidad para leer la historia lo convirtieron en un líder visionario que aún hoy nos sorprende con sus predicciones acertadas, resultantes de su análisis crítico de la realidad objetiva del mundo.

Odiado por aquellos que promueven la enajenación de la vida y fundamentan su propia existencia con el negocio de la muerte, fue, es y será amado por su pueblo, y por los pueblos del mundo que aspiran a una vida justa y digna. ¿Cuántos hombres de estado gozan de tal cariño?

Su espíritu combativo y sus sueños de libertad lo llevaron a conquistarla para su propio pueblo, pero también para liberar a otros pueblos, oprimidos y despreciados por los dueños del capital. De esta forma se convirtió Fidel en una luz universal que alumbra a todos quienes luchan por realizar los más nobles sueños de los pueblos del mundo.

Fidel siempre comprendió, como nadie, la afrenta contra la humanidad que representa la creación del estado israelita y apoyó, también como nadie, al digno pueblo palestino.

Fidel enseñó a su pueblo y al mundo el camino de la solidaridad. Por su labor, hoy solidaridad se dice Cuba.

Por estas razones y muchas más que tomarían páginas enteras para ser enumeradas, la partida física del Comandante es un dolor que se clava en todos los corazones de buena voluntad en el mundo. Por eso le lloramos en el norte y en el sur, pero también por eso decimos que no murió, sólo se sembró para multiplicarse y se hizo inmortal. Porque los hombres como él no pueden morir. Están irremediablemente condenados a vivir por siempre en los corazones nobles y dignos.

Nosotros, gente sencilla agrupada en la asociación cívica Mexicanos Unidos, enviamos un saludo fraterno y sentido al hermano pueblo cubano en estos momentos difíciles y les manifestamos que siempre fuimos y seremos fidelistas, y siempre estaremos al lado del pueblo cubano siguiendo el ejemplo del Comandante en jefe Fidel Castro.
¡Hasta la Victoria!

¡Fidel vive, la lucha sigue!
Por Mexicanos Unidos

Juan de Dios Barajas Cárdenas

Gral. José Francisco Gallardo Rodríguez

Felipe Juárez

Gral. Samuel Lara Villa

Porfirio Martínez González

Ignacio Ocaña Guzmán

Francisco Pérez Rangel

Alfredo Rustrián Azamar

Lauro Jonathan Sol Orea

Armando Soto Baeza

Rigoberto Vargas Espinoza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.